noviembre 12

Por qué el Balrog jamás abandonó Moria

Uncategorized

0  comments

Hoy toca hablar de una de las criaturas que más nos fascinan, y a la vez, odiamos: los Balrogs. No profundizaré en qué son los balrogs. Un brevísimo resumen, si no lo sabes: son espíritus muy podeorosos, Maiar caídos, rediseñados por Morgoth para ser mejores guerreros.Hubo varios balrogs, pero hoy hablaremos del Balrog de Moria, mejor conocido como “El Daño de Durin”.¿Cómo llegó allí? ¿qué hacía allí? ¿por qué no se fue? ¿por qué no atacó a la Comunidad antes sino hasta que llegaron al Puente? Brevemente lo explico.El Daño de Durin no “llegó” a Moria, más bien, por circunstancias, se quedó allí. Al final de la Primera Edad, cuando la Hueste del Este (ejército formado por elfos y Maiar provenientes de Valinor), comenzó a atacar al ejército de Morgoth.Muchos de sus orcos, hombres y demás criaturas, comenzaron a huir del campo de batalla para esconderse. Los pocos balrogs que sobrevivieron a la batalla, por tanto, se escondieron en distintos lugares de la Tierra Media.El Daño de Durin seguramente se escondió debajo de las Montañas Nubladas, donde simplemente hibernó hasta que los enanos excavaron demasiado cuando construyeron Moria y casi llegaron a su escondite y lo liberaron o despertaron.Luego de que el Balrog persiguiera

About the author 

edmundo

You may also like

Tomás Hijo: el artista de los grabados medivales de Tolkien

La vida de Tolkien de Septiembre (1-12)

Gracias por comentar Lucas.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our newsletter now!

>